re10.jpg

Restaurar el Edén

El futuro de nuestro planeta pende de un hilo…

Es necesario emprender acciones con resolución y buscar modos radicalmente distintos de hacer las cosas con el fin de alterar el curso de destrucción emprendido por la humanidad, antes de que perdamos definitivamente el verdadero sentido de la naturaleza salvaje. En Londolozi, donde el sobrecogedor poder de la abundancia de la naturaleza es tan evidente, este cambio ya se ha puesto en marcha.

El nombre Londolozi proviene de una palabra zulú que significa “protector de todo lo que vive” y esta ambiciosa ética de conservación guía todos los aspectos de la vida en Londolozi. Sustenta un enfoque holístico que garantiza no solo la intención estética de Londolozi, sino también la honorabilidad y la dignidad de todas las personas y de todas las especies.

Londolozi, donde la tierra se vio sometida a saqueos durante los primeros 75 años del siglo pasado, ahora está totalmente restaurada y se ha vuelto a convertir en un microcosmos de lo que sucede en el resto del planeta. Queda claro que formamos parte de una red de fuerzas globales dedicadas a proteger el planeta para los nietos de nuestros nietos.

Vemos en todo lo que nos rodea un compromiso creciente para proteger los últimos vestigios de nuestro Edén, zonas de vida salvaje que sirven de hogar a una extraordinaria riqueza de biodiversidad. Nos anima la gran explosión del ecoturismo y la ampliación de los parques de animales, signos de una inevitable nueva era de restauración y recuperación de nuestro Edén en Sudáfrica.

Cuatro generaciones

La historia de la familia Varty se remonta a cuatro generaciones: en la tenue luz del crepúsculo, tras horas de marcha por la sabana, en junio de 1926, su abuelo llegó a la orilla del río Sand, en plena naturaleza salvaje. Al llegar, descubrió que su recién adquirido rancho ganadero estaba en bancarrota e infestado de leones acostumbrados a hacer presa en el ganado.

Fue allí, hace cuatro generaciones, cuando empezó la historia de restauración de la familia Varty. Ocho décadas más tarde, aquel mismo rancho (llamado en la actualidad reserva de animales Londolozi) se convierte en el icono de los safaris de Sudáfrica. Es el ejemplo por excelencia de una asociación restaurada y duradera con la naturaleza.

Situado en el corazón de un pacífico parque transfronterizo de dos millones y medio de hectáreas (el mayor del mundo), Londolozi es en la actualidad el crisol en el que Bronwyn y Boyd, la cuarta generación Varty, engendraron la idea de arrancar un movimiento social interconectado por todo el mundo, nacido en África, llamado Restaurar el Edén.

El Safari de la senda de los elefantes

Para celebrar el nacimiento de esta nueva iniciativa mundial, Londolozi ofrece a los huéspedes la oportunidad de participar en un safari privado por la Senda de los elefantes. Los huéspedes de Londolozi pueden optar por participar, durante el día, en esta experiencia personal única y fuera de lo común.

El guía lo llevará en un vehículo de lujo con aire acondicionado a caminar con Tembo el elefante hasta Hazyview, aproximadamente a una hora de Londolozi.

Tembo vive en Elephant Whispers, en Hazyview. Es un elefante macho de seis toneladas que fue nombrado embajador mundial del movimiento Restaurar el Edén. Si lo desea, puede disfrutar de un paseo de dos horas con él (un baño y comida incluidos) en una experiencia que no olvidará jamás.

Para obtener más información, póngase en contacto con reservations@londolozi.co.za o con su especialista en viajes por África.

Si desea colaborar con el proyecto Restaurar el Edén:

Conecte con Londolozi

Boletín

Descargar la aplicación