La historia de Londolozi está entrelazada con la historia de las familias Varty y Taylor, las dinastías de la conservación que han dedicado sus vidas a salvar una pequeña parte del edén de África. Los cimientos del sueño de Londolozi fueron construidos hace nueve décadas, cuando dos amigos pusieron pie sobre la ribera del río Sand por primera vez en junio de 1926.

Estos bisabuelos de los clanes Varty y Taylor establecieron su campamento a orillas del río, donde el agua corre cristalina y la sabana se extiende hasta el horizonte. Su primera fogata, crepitando al unísono del rugir de los leones, marcó el inicio de un sueño que se convertiría en uno de los destinos de safari más renombrados del mundo.

Por dos generaciones, la familia recibió a presidentes y princesas y sacrificó a sus animales salvajes al rifle de caza. Esta era llegó a su fin en 1969, cuando John, Dave y Shan Varty asumieron la administración de la propiedad. Compartiendo el sueño de una relación diferente con la tierra, crearon el plan para una nueva visión de conservación y restauración en el sur de África. La propiedad fue bautizada Londolozi en reconocimiento a la filosofía de conservación de los Varty; el nombre es derivado del zulú y significa “protector de todos los seres vivientes”. A lo largo de las décadas de los setenta y ochenta el principio rector de Londolozi fue demostrar que el turismo responsable era económicamente viable en una tierra desgarrada por el racismo, la división y los cercos.

Los años noventa trajeron nueva esperanza a Sudáfrica y con ella una creencia emergente en la posibilidad de la unidad. Londolozi logró esparcir el mensaje de colaboración entre hombre y naturaleza por el continente africano y expandir la visión de promover la conservación por medio del safari. Hoy, continuamos buscando nuevos retos y oportunidades, como el ambicioso proyecto Visión 2020. La gente de Londolozi trabaja incansablemente para contribuir a un nuevo orden de vida en armonía con el mundo natural. Nuestra intención en este nuevo capítulo es prestar un servicio a la comunidad y crear un espacio único en el mundo; deseamos que los visitantes, huéspedes y amigos de Londolozi sean profundamente conmovidos por su experiencia aquí e inspirados a asumir la mejor, más verdadera –e incluso más salvaje– versión de ellos mismos.

“Durante mi largo camino hacia la libertad, tuve el raro privilegio de visitar Londolozi. Ahí vi a gente de todas las razas vivir en armonía entre la belleza que la Madre Naturaleza ofrece. Londolozi representa un modelo del sueño que tengo para el futuro de la preservación de la naturaleza en nuestro país.” – Nelson Mandela